¿Qué es el Humanismo?

El Humanismo es una filosofía progresista de vida que, sin apelar a explicaciones sobrenaturales, afirma nuestra habilidad y responsabilidad de llevar una vida ética y plena que aspire al bien común de la humanidad.

Según el Tercer Manifiesto Humanista, publicado por la Asociación Humanista Estadounidense, el Humanismo afirma los siguientes seis principios:

1. El conocimiento del mundo se deriva de la observación, la experimentación, y el análisis racional. Los humanistas piensan que la investigación científica es el mejor método para adquirir este conocimiento, como también para solucionar problemas y desarrollar tecnologías benéficas. También reconocen el valor de nuevas corrientes de pensamiento, en las artes, y en las experiencias personales—todas éstas sujetas al análisis crítico.

2. El ser humano es una parte integral de la naturaleza, resultado de un cambio no guiado basado en la evolución. Los humanistas reconocen que la naturaleza existe por sí misma. Los humanistas aceptan su vida como un todo suficiente, distinguiendo la diferencia entre lo que son las cosas y lo que nos gustaría que fueran. Le dan la bienvenida a los retos del futuro, y se interesan sin miedo en lo que aún no se conoce.

3. Los valores éticos se derivan de la necesidad y el interés humano sometidos a la experiencia. Los humanistas basan los valores en el bienestar humano—forjado por circunstancias, intereses, e inquietudes humanas—extendido al ecosistema global y más allá de éste. Los humanistas están comprometidos a tratar a cada persona reconociendo su valor y su dignidad inherente, y a tomar decisiones informadas en un contexto de libertad y responsabilidad.

4. La satisfacción y plenitud en la vida emergen de la participación del individuo al servicio de ideales humanitarios. Los humanistas se esfuerzan por obtener el desarrollo más pleno posible y alientan sus vidas con un profundo sentido de propósito. Sienten asombro y admiración por las alegrías y la belleza de la existencia humana, sus retos y tragedias, e incluso por la inevitabilidad y rotundidad de la muerte. Los humanistas cuentan con la rica herencia cultural humana y con la posición de dar consuelo en tiempos de necesidad y ánimos en tiempo de abundancia.

5. El ser humano es social por naturaleza y encuentra significado en sus relaciones sociales. Los humanistas aspiran y se esfuerzan por un mundo de esmero y atención mutuos, libre de crueldad y sus consecuencias, en donde las diferencias sean resultas sin violencia a través de la cooperación. La unión de la individualidad con la interdependencia enriquece nuestras vidas, nos alienta a enriquecer la vida de los demás, e inspira la esperanza de un mundo de paz, justicia, y oportunidad para todos.

6. Trabajar para beneficiar a la sociedad maximiza la felicidad individual. Las culturas progresistas han trabajado para liberar a la humanidad de la brutalidad de la mera supervivencia, y para reducir el sufrimiento, mejorar la sociedad, y desarrollar una comunidad global. Los humanistas buscan minimizar las desigualdades de circunstancias y habilidad, buscan una justa distribución de los recursos naturales y de los frutos del esfuerzo humano para que tantas personas como sea posible puedan gozar de una vida buena.

Los humanistas están interesados en el bienestar común, están comprometidos con la diversidad, y respetan a los que tienen puntos de vista diferentes pero humanitarios. Trabajan para que todos gocen equitativamente de los derechos humanos y las libertades civiles en una sociedad abierta y secular. Así mismo, mantienen que es un deber cívico el participar en el proceso democrático, y que es un deber para con el planeta proteger la integridad, la diversidad, y la belleza de la naturaleza de manera segura y sustentable.

Así, comprometidos con el flujo de la vida, los humanistas aspiran a esta visión con la convicción informada de que la humanidad tiene la habilidad de progresar hacia sus ideales más altos. Sostienen así pues que la responsabilidad de nuestras vidas y la clase de mundo en el que vivimos es nuestra y solamente nuestra.

Quiero dejarlos con una cita de uno de mis ídolos personales, Bertrand Russell, que resume de manera casi poética muchos de los principios detrás del humanismo.

"Tenemos que mantenernos en pie y mirar al mundo a la cara: sus cosas buenas, sus cosas malas, sus bellezas, y sus fealdades; ver el mundo tal cual es y no tener miedo de él. Conquistarlo mediante la inteligencia y no sólo sometiéndonos al terror que emana de él.

[...]

Tenemos que hacer de nuestro mundo el mejor posible, y si no es tan bueno como deseamos, después de todo será mejor que el que esos otros han hecho en todos estos siglos. Un mundo bueno necesita conocimiento, bondad, y valor; no necesita el pesaroso anhelo del pasado, ni la opresión de la inteligencia libre mediante las palabras proferidas hace mucho por hombres ignorantes. Necesita un criterio sin temor y una inteligencia libre. Necesita esperanza en el futuro, no el mirar hacia un pasado muerto, que confiamos será superado por el futuro que nuestra inteligencia puede crear."
- Extracto de "Why I Am Not A Christian".

¿Qué opinas de estos principios? ¿Quizá eres un Humanista?

¡Yo sí! :D.

Hekanibru

Fuentes: [1][2].

¡Ándele, coméntele!

Entradas populares de este blog

  • No se si te has hecho la pregunta y has tenido la curiosidad por saber la razón del porqué el color del cielo es como es—azul en días no nublados, con nubes blancas, y atardeceres tendiendo al rojo. Creo que muchas veces los papás, abuelos, y la demás gente no pueden contestar esta pregunta a muchos pequeños, que por su curiosidad natural no pueden evitar hacerla. Creo yo, que cuando entendí la explicación física del porqué mi planeta me hace disfrutar de días azules, y atardeceres rojos brillantes, no pude dejar de fascinarme por el poder comprender cómo funciona la naturaleza. El explicar el universo que te rodea, de una manera racional, le da una belleza más profunda a cada día de tu vida. Por eso hoy, te compartimos la cátedra de 19 min del Prof. Walter Lewin explicando de una manera divertida y apasionada el principio físico que explica tus días azules, atardeceres rojizos, así como tus lunas llenas que parecen salidas de un cuento de día de brujas. Esperamos que se diviertan.
    Sigue leyendo
  • El tener más herramientas para explotar la creatividad debe emocionar a varios artistas, así como a aquellos que usan la tecnología para hacer dichas herramientas una realidad. Hoy les queremos compartir dos videos que muestran estas dos facetas. Un estudio parisino de diseño, “Appropriate Audiences”, combinó una impresora  Makerbot 3D con una aguja tatuadora para crear una impresora tatuadora automatizada que crea arte indeleble en la piel. La “Tatué”, nombre que se le dio,  inserta tinta en la piel hasta 150 veces por segundo. Un sensor lee la superficie de la piel de manera que la aguja pueda responder a cambios en la textura de la piel y a las dimensiones del miembro a tatuar. Esta aguja es controlada por un software de “Autodesk” adaptado por la compañía creadora de este híbrido; el cual transforma los diseños de tatuajes en archivos digitales que pueden ser descargados en la máquina. Basta con introducir la parte a tatuar dentro de la máquina para obtener su diseño en la p
    Sigue leyendo
  • Diagrama de Venn en Wikipedia Considere mi querido lector el conjunto I de todas las ideas. Note que dado que I es también una idea, tenemos que I se contiene a sí mismo. Ahora vayamos un poquito más lejos: consideremos el conjunto C de todos los conjuntos que se contienen a sí mismos. Estará de acuerdo conmigo, que I pertenece a C. Finalmente, considere el conjunto N de todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Obviamente, I no pertenece a N. Ahora viene una pregunta venenosa: ¿N se contiene a sí mismo? Pensemos. Tenemos dos posibilidades: 1. N se contiene a sí mismo. 2. N no se contiene a sí mismo. Analicemos pues la primera alternativa. Supongamos que N se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Se supone que N contiene todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Por lo tanto, esta alternativa nos lleva a una contradicción. Muy bien, analicemos ahora la única otra alternativa: N no se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Dado que N es un co
    Sigue leyendo