Un Tetris de la vida real de bajo de un microscopio

Gracias a que la luz posee momento lineal y angular, esta puede ejercer fuerza sobre los objetos físicos. Hasta la llegada del láser fue que Arthur Ashkin mostró en 1970 que se puede usar la presión de radiación de los haces focalizados para manipular partículas micro y nano-métricas. Esto llevó a la invención de las pinzas ópticas en 1986. Estas trampas ópticas son indispensables en la actualidad para la investigación biofísica. Con estas pinzas ópticas se pueden manipular átomos, moléculas, células y bacterias. Por ejemplo, se ha usado para empujar células unas junto a otras para medir sus propiedades elásticas, o para estirar a cada una de las moléculas del ADN hasta que su estructura helicoidal se desenrolle.

Pues, usando estas misma técnica, en la "Vrije Universiteit Amsterdam" se hizo un micro Tetris. Así como el video juego, pero uno real donde se manipularon cuentas de vidrio del tamaño de un micrómetro. En este caso un deflector acústico-óptico controla rápidamente la trampa óptica para fijar la posición de cada una de las 42 cuentas. Esto se hizo lo suficientemente rápido para que cada cuenta se quede en su posición mientras el láser escanea el resto de las posiciones. En el video se puede apreciar esto y, al final, se puede ver también lo que ocurre cuando repentinamente se apaga el láser.



Este juego fue completado con la escritura de un programa que permite manipular el deflector acústico-óptico al mismo tiempo que se juega Tetris. Esto quiere decir que el juego no sólo se puede ver en la pantalla de la computadora, sino también a través de los binoculares del microscopio. ¿No quieres jugar Tetris con partículas reales?

Starignus

Publicar un comentario en la entrada

¡Ándele, coméntele!

Entradas populares de este blog

  • No se si te has hecho la pregunta y has tenido la curiosidad por saber la razón del porqué el color del cielo es como es—azul en días no nublados, con nubes blancas, y atardeceres tendiendo al rojo. Creo que muchas veces los papás, abuelos, y la demás gente no pueden contestar esta pregunta a muchos pequeños, que por su curiosidad natural no pueden evitar hacerla. Creo yo, que cuando entendí la explicación física del porqué mi planeta me hace disfrutar de días azules, y atardeceres rojos brillantes, no pude dejar de fascinarme por el poder comprender cómo funciona la naturaleza. El explicar el universo que te rodea, de una manera racional, le da una belleza más profunda a cada día de tu vida. Por eso hoy, te compartimos la cátedra de 19 min del Prof. Walter Lewin explicando de una manera divertida y apasionada el principio físico que explica tus días azules, atardeceres rojizos, así como tus lunas llenas que parecen salidas de un cuento de día de brujas. Esperamos que se diviertan.
    Sigue leyendo
  • El tener más herramientas para explotar la creatividad debe emocionar a varios artistas, así como a aquellos que usan la tecnología para hacer dichas herramientas una realidad. Hoy les queremos compartir dos videos que muestran estas dos facetas. Un estudio parisino de diseño, “Appropriate Audiences”, combinó una impresora  Makerbot 3D con una aguja tatuadora para crear una impresora tatuadora automatizada que crea arte indeleble en la piel. La “Tatué”, nombre que se le dio,  inserta tinta en la piel hasta 150 veces por segundo. Un sensor lee la superficie de la piel de manera que la aguja pueda responder a cambios en la textura de la piel y a las dimensiones del miembro a tatuar. Esta aguja es controlada por un software de “Autodesk” adaptado por la compañía creadora de este híbrido; el cual transforma los diseños de tatuajes en archivos digitales que pueden ser descargados en la máquina. Basta con introducir la parte a tatuar dentro de la máquina para obtener su diseño en la p
    Sigue leyendo
  • Diagrama de Venn en Wikipedia Considere mi querido lector el conjunto I de todas las ideas. Note que dado que I es también una idea, tenemos que I se contiene a sí mismo. Ahora vayamos un poquito más lejos: consideremos el conjunto C de todos los conjuntos que se contienen a sí mismos. Estará de acuerdo conmigo, que I pertenece a C. Finalmente, considere el conjunto N de todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Obviamente, I no pertenece a N. Ahora viene una pregunta venenosa: ¿N se contiene a sí mismo? Pensemos. Tenemos dos posibilidades: 1. N se contiene a sí mismo. 2. N no se contiene a sí mismo. Analicemos pues la primera alternativa. Supongamos que N se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Se supone que N contiene todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Por lo tanto, esta alternativa nos lleva a una contradicción. Muy bien, analicemos ahora la única otra alternativa: N no se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Dado que N es un co
    Sigue leyendo