Un Tetris de la vida real de bajo de un microscopio

Gracias a que la luz posee momento lineal y angular, esta puede ejercer fuerza sobre los objetos físicos. Hasta la llegada del láser fue que Arthur Ashkin mostró en 1970 que se puede usar la presión de radiación de los haces focalizados para manipular partículas micro y nano-métricas. Esto llevó a la invención de las pinzas ópticas en 1986. Estas trampas ópticas son indispensables en la actualidad para la investigación biofísica. Con estas pinzas ópticas se pueden manipular átomos, moléculas, células y bacterias. Por ejemplo, se ha usado para empujar células unas junto a otras para medir sus propiedades elásticas, o para estirar a cada una de las moléculas del ADN hasta que su estructura helicoidal se desenrolle.

Pues, usando estas misma técnica, en la "Vrije Universiteit Amsterdam" se hizo un micro Tetris. Así como el video juego, pero uno real donde se manipularon cuentas de vidrio del tamaño de un micrómetro. En este caso un deflector acústico-óptico controla rápidamente la trampa óptica para fijar la posición de cada una de las 42 cuentas. Esto se hizo lo suficientemente rápido para que cada cuenta se quede en su posición mientras el láser escanea el resto de las posiciones. En el video se puede apreciar esto y, al final, se puede ver también lo que ocurre cuando repentinamente se apaga el láser.



Este juego fue completado con la escritura de un programa que permite manipular el deflector acústico-óptico al mismo tiempo que se juega Tetris. Esto quiere decir que el juego no sólo se puede ver en la pantalla de la computadora, sino también a través de los binoculares del microscopio. ¿No quieres jugar Tetris con partículas reales?

Starignus

Publicar un comentario en la entrada

¡Ándele, coméntele!

Entradas populares de este blog

  • ¿Cuántos papás tienes? Sí, ya sé que es una pregunta boba. Pero anda, sígueme la corriente. OK, 2: un papá y una mamá. Ahora, ¿cuántos abuelos? Bien, 4. Y, ¿bisabuelos? Exacto, 8. Así nos podríamos ir yendo atrás en el tiempo contando nuestros ancestros. De hecho, podríamos dibujar un arbolito de cabeza mostrando a nuestros papás, abuelos, bisabuelos, etc. Pero, ¿no notas algo raro? Según nuestro arbolito, parece que entre más generaciones consideremos hacia el pasado, ¡más gente hay! Según nuestro dibujo, si nos vamos 1 generación atrás, hay 2 personas (los papás); 2 generaciones, hay 4 (los abuelos); 3 generaciones, 8 (los bisabuelos); y así va aumentando. De hecho, dado un número de generaciones que queremos considerar, llamémosle G, tenemos que el número de personas es igual a 2^G: 2^1 = 2, 2^2 = 4, 2^3 = 8, etc. Y esto es por *cada* persona. Sabemos que actualmente hay unas 7 mil millones de personas; así pues, según nuestro dibujito, hace G generaciones había
    Sigue leyendo
  • "La naturaleza es un ecosistema autoregulatorio de consciencia #ConscienciaCósmica" - Deepak Chopra Seguramente has visto veinte mil frases similares en las redes sociales. Pero, ¿qué hay detrás de estas frases? ¿Será acaso que realmente esconden sabiduría ancestral? Gordon Pennycook, un estudiante de doctorado de la Universidad de Waterloo, realizó un estudio para entender la reacción de la gente ante frases absurdas pseudo-profundas. Sus resultados fueron publicados en un artículo titulado " On the reception and detection of pseudo-profound bullshit " en la revista Judgment and Decision Making . Pennycook utilizó una página Web (que está genial, por cierto) que genera frases aleatorias usando palabras 'profundas', tales como cuántico, crecimiento, cosmos, potencial, etc. Básicamente, la página tiene varios templetes de oraciones, como por ejemplo: "El futuro será una ____ ____ de la ____." Y luego escoge al azar verbos, sustantivos, o
    Sigue leyendo
  • Diagrama de Venn en Wikipedia Considere mi querido lector el conjunto I de todas las ideas. Note que dado que I es también una idea, tenemos que I se contiene a sí mismo. Ahora vayamos un poquito más lejos: consideremos el conjunto C de todos los conjuntos que se contienen a sí mismos. Estará de acuerdo conmigo, que I pertenece a C. Finalmente, considere el conjunto N de todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Obviamente, I no pertenece a N. Ahora viene una pregunta venenosa: ¿N se contiene a sí mismo? Pensemos. Tenemos dos posibilidades: 1. N se contiene a sí mismo. 2. N no se contiene a sí mismo. Analicemos pues la primera alternativa. Supongamos que N se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Se supone que N contiene todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Por lo tanto, esta alternativa nos lleva a una contradicción. Muy bien, analicemos ahora la única otra alternativa: N no se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Dado que N es un co
    Sigue leyendo