Los mayas no predijeron el fin del mundo

Al fin ha llegado el día: 21 de Diciembre del 2012. Y, a menos que te hayas pasado los últimos años escondido en una cueva sin acceso a internet, seguro habrás leido o escuchado sobre las “profecias” que los mayas hicieron sobre como el mundo se terminaría justo el día de hoy. La mayoría de la gente, por supuesto, no se creyó mucho esto, y lo que hoy con seguridad verás circulando en Facebook son chistes y bromas sobre la supuesta profecia. Algunos otros, en un tono más de “buen-rollo”, dirán que lo que está sucediendo más bien es “una renovación de energías”, el “término de un ciclo espiritual” y que hay que estar preparados para el cambio.

Hoy es el día en que los mayas no predijeron que se acabaría el mundo.
Sin embargo la realidad es que los mayas no predijeron nada del fin del mundo. Y no, definitivamente los mayas tampoco dijeron nada de alineaciones galácticas, ni de renovaciones de energías, ni de sincronizaciones de ADN (¿wtf? ¿de donde salió eso?). Si son curiosos ahora se estarán preguntando, ¿pues qué fue entonces lo que dijeron los mayas? ¿o cómo fue que se vieron involucrados en todo este embrollo de profecias apocalípticas?

Según los mayas, lo que está a punto de celebrarse es el inicio del b’ak’tun 14. Algo muy similar a como en unos días celebraremos el inicio del año 2013, o como hace unos años celebramos el inicio del siglo 21. Los mayas contaban periodos de tiempo que van desde k’in (un día), luego 360 k’in forman un tun (casi un año), 20 veces tun forman un ka’tun (poco menos de 20 años), y 20 veces ka’tun forman un b’ak’tun (que dura aproximadamente 394 años). El b’ak’tun 13 inició por ahí del año 1617 (no, el mundo tampoco se acabó entonces) y el día de hoy a media noche termina este ciclo para dar inicio al nuevo b’ak’tun 14.

Los mayas, sin embargo, nunca mencionaron nada terriblemente especial sobre esta fecha. De hecho en la mayoría de sus escrituras las fechas eran usadas para registrar sucesos históricos en el pasado, y rara vez para hacer algún tipo de “profecia”. El fin del b’ak’tun 13 es mencionado un par de ocasiones en escrituras mayas, pero sólo para hacer referencias y paralelos con las recién concluidas celebraciones al final de uno de los ka’tun 13. Si me disculpan el lenguaje anacrónico por un momento, es como si los mayas hubieran dicho: “¡Órale, estuvo chida esta fiesta! ¡Imagínate la que organicemos al final del b’ak’tun 13!”

Esta es una dramática imagen del calendario Azteca.
No tiene nada que ver con los mayas ni con el tema de este artículo.
La idea de que el fin del mundo ocurriría en esta fecha no fue propuesta hace miles de años por los mayas, sino apenas en 1966 por el antropólogo estadounidense Michael D. Coe en su libro “Los Mayas”. En él escribió sobre la mitología maya según la que el mundo ha sufrido una serie de creaciones y destrucciones cíclicas, además de como “se han hecho sugerencias de que estos ciclos tienen una duración de 13 b’ak’tun. Estas “sugerencias”, sin embargo, nunca fueron respaldadas por ningún tipo de evidencia. Finalmente en 1990 investigadores como Linda Schele y David Freidel concluyeron que—como ya hemos dicho—más que algún tipo de catástrofe, el final del b’ak’tun 13 estaría asociado por los mayas con fiestas y celebraciones.

Y esto debió haber sido el final de la historia. Excepto por el hecho de que la idea—antes de ser descartada como falsa por los antropólogos—fue adoptada y adornada por varios proponentes de la cultura hippie y “new age”. En 1975 el “psiconauta” Terence McKenna mencionó la supuesta profecía en un libro que escribió mientras consumia estupendas cantidades de drogas con su hermano. Los escritores Frank Waters y José Argüelles retomaron la idea y publicaron una serie de libros “buen rolleros” de la nueva era donde hablaban de un “rayo de sincronización galáctica” proveniente del centro de la galaxia y que atravesaría a la Tierra en esta fecha. Desde el 2003 y hasta el 2006 la idea continuó siendo popularizada por Daniel Pinchbeck con su libro “2012: El Regreso de Quetzalcoatl” donde le sigue poniendo de su “buen rollo” y ahora relaciona a las profecías mayas con abducciones extraterrestres, alucinaciones con drogas y videncias de mediums.

Así que ya lo sabes, los mayas no dijeron ni se enteraron nunca de nada de esto, y sus supuestas “profecías apocalípticas” salieron—literalmente—de los malviajes de unos hippies en los 70’s y 80’s. Esto a mi, la verdad, se me hace como que muy mal rollo. Por lo que mejor, propongo, retomemos el espíritu original que los mayas le habrían otorgado a esta fecha y—¿por qué no?—celebremos:

¡Feliz nuevo b’ak’tun 14!

Juan

Fuentes: [1], [2], [3], [4], [5].
  1. ¡Estupendo! La desmitificación llega un poco tarde, pero, igualmente, debo confesar que me siento un poco desencantada, después de todo lo que se lleva hablado. En fin... ¡Feliz nuevo b’ak’tun 14!

    ResponderEliminar

¡Ándele, coméntele!

Entradas populares de este blog

  • No se si te has hecho la pregunta y has tenido la curiosidad por saber la razón del porqué el color del cielo es como es—azul en días no nublados, con nubes blancas, y atardeceres tendiendo al rojo. Creo que muchas veces los papás, abuelos, y la demás gente no pueden contestar esta pregunta a muchos pequeños, que por su curiosidad natural no pueden evitar hacerla. Creo yo, que cuando entendí la explicación física del porqué mi planeta me hace disfrutar de días azules, y atardeceres rojos brillantes, no pude dejar de fascinarme por el poder comprender cómo funciona la naturaleza. El explicar el universo que te rodea, de una manera racional, le da una belleza más profunda a cada día de tu vida. Por eso hoy, te compartimos la cátedra de 19 min del Prof. Walter Lewin explicando de una manera divertida y apasionada el principio físico que explica tus días azules, atardeceres rojizos, así como tus lunas llenas que parecen salidas de un cuento de día de brujas. Esperamos que se diviertan.
    Sigue leyendo
  • El tener más herramientas para explotar la creatividad debe emocionar a varios artistas, así como a aquellos que usan la tecnología para hacer dichas herramientas una realidad. Hoy les queremos compartir dos videos que muestran estas dos facetas. Un estudio parisino de diseño, “Appropriate Audiences”, combinó una impresora  Makerbot 3D con una aguja tatuadora para crear una impresora tatuadora automatizada que crea arte indeleble en la piel. La “Tatué”, nombre que se le dio,  inserta tinta en la piel hasta 150 veces por segundo. Un sensor lee la superficie de la piel de manera que la aguja pueda responder a cambios en la textura de la piel y a las dimensiones del miembro a tatuar. Esta aguja es controlada por un software de “Autodesk” adaptado por la compañía creadora de este híbrido; el cual transforma los diseños de tatuajes en archivos digitales que pueden ser descargados en la máquina. Basta con introducir la parte a tatuar dentro de la máquina para obtener su diseño en la p
    Sigue leyendo
  • Piotr Naskrecki, un entomólogo de la universidad de Harvard, ¡dejó que larvas de mosca se desarrollaran en su brazo! Según el recuento de Naskrecki , todo comenzó cuando una mosca éstrida dejó sus huevos en un mosquito que luego lo picó durante un viaje que realizó a Belice. Después de una semana, Naskrecki notó que algo se movía bajo su piel (:S) y encontró tres larvas. Una de ellas le molestaba bastante, así que decidió quitársela, pero dejó que las otras dos siguieran creciendo (:SS). Luego de 10 semanas, las larvas salieron de su brazo. Como entomólogo sabía bien cuál era el proceso, así que las puso en un poco de tierra para que continuaran creciendo. ¿Que por qué lo hizo? En palabras del propio Naskrecki: "me di cuenta de que como hombre era mi única oportunidad de producir a un ser vivo." :). ¿Quieren ver el proceso con exquisito detalle? ¡Échenle un ojo a este video ! Hekanibru
    Sigue leyendo