¿Cuántos planetas hay?

En nuestro sistema solar hay ocho planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, y Neptuno. De chiquitos a muchos en la escuela nos enseñaron que Plutón era también un planeta, pero ahora resulta que no, Plutón ya no es planeta.
Sistema solar en Wikipedia
Pues, ¿qué fue entonces lo que le pasó a Plutón?

A Plutón, de hecho, no le pasó nada. Lo que cambió fue nuestro conocimiento y entendimiento sobre los cuerpos celestes que habitan en nuestro universo.

La historia es bastante reciente, todo inició en la década de los 90s cuando se comenzaron a descubrir nuevos objetos en nuestro sistema solar, poco más alejados que Plutón. El primero de ellos se encontró en 1992 y desde entonces los astrónomos se siguieron topando con montones de objetos girando en torno al sol en órbitas similares a la de Plutón. Todos estos cuerpos se encuentran en una especie de cinturón, así como los asteroides entre Marte y Júpiter, al que se le conoce ahora como cinturón de Kupier. Más aún, algunos de estos objetos son bastante grandes, por ejemplo el diametro de Sedna, descubierto en el 2003, es casi 3/4 partes del de Plutón. Y fue desde entonces que algunos astrónomos se comenzaban a preguntar si objetos como Sedna se deberían también considerar como planetas pequeños, o asteroides grandes, o ¿qué cosa?

Sin embargo la verdadera sorpresa ocurrió en el 2005 cuando un nuevo objeto, identificado originalmente como asteroide 2003 UB313, fue encontrado por un grupo de astrónomos dirigido por Michael E. Brown. Este nuevo cuerpo celeste, que se encontró al examinar imágenes tomadas dos años antes con un telescopio del Observatorio Palomar, resultó ser un poco mas grande que Plutón y reavivó entonces la discusión. Ahora sí, hay que ponernos de acuerdo, ¿qué cosa es 2003 UB313? ¿Se trata de un nuevo planeta?

Y la situación era bastante divertida porque, según la cuenta del mismo Mike Brown, si insistíamos en conservar a Plutón como planeta, habrían por lo menos otros 53 objetos en nuestro sistema solar que merecerían gozar también de dicho nombramiento. (Pobres niños en la primaria, ¡tener que aprender tantos nombres de planetas!) Así que finalmente en el 2006 los miembros de la Unión Astronómica Internacional se tuvieron que poner de acuerdo y aprobaron la siguiente como definición oficial de planeta.
Un planeta es una cosa redonda que gira al rededor de una estrella, no es una estrella, y ha limpiado la vecindad de su órbita.
La primera condición, que es redonda, tiene que ver, de hecho, con su tamaño. Y es que fragmentos más pequeños de rocas normalmente no tienen una forma particular, sin embargo en objetos un poco más grandes los efectos de la gravedad se vuelven significativos y le dan su forma característica redonda a los planetas. La segunda condición distingue a los planetas de otros objetos que no tienen órbitas definidas alrededor de una estrella. Y la tercera condición dice que el objeto no debe de ser tan masivo que su temperatura se eleve y la llegue a convertir en una estrella. Pero la condición realmente novedosa es la última: un planeta debe de haber limpiado la vecindad de su órbita, eliminando a otros objetos vecinos ya sea chocando con ellos o empujándolos a otras órbitas más alejadas.

Y los objetos que cumplan con todas excepto con la última de las condiciones se llevarán, como premio de consolación, el título de planetas enanos. Es por eso que Plutón, quien vive metido en el cinturón de Kupier no ha podido hacer gran cosa por limpiar la vecindad de su órbita y se queda tan sólo como planeta enano. Lo mismo le ocurre a Eris, el nombre oficial finalmente aceptado para 2003 UB313, y a Ceres, uno de los objetos más grandes entre Marte y Júpiter, quienes comparten su órbita con montones de asteroides y se quedan también como planetas enanos.

Todo esto gracias a Eris quien, apropiadamente, tomó su nombre de la diosa griega de la discordia y nos invitó a discutir este tema, aclarar nuestras ideas y mejorar nuestra forma de catalogar a los cuerpos celestes. Es así como al final nos quedamos con un planeta menos pero con un poco más de conocimiento sobre este maravilloso universo en que vivimos.

Por cierto, Mike Brown es un genial científico y una persona super accesible. Lo pueden seguir en Twitter donde, también apropiadamente, lleva el nombre de usuario @plutokiller.

Recuerda también que esto es sobre el número de planetas en nuestro sistema solar, si a ti lo que te interesa saber es cuantos planetas hay en todo el universo, te invitamos a leer nuestro artículo sobre ¿cuántos exo-planetas hay?.

Juan
  1. hola me llamo sol y queria desirles que me mandaron una tarea de 6 año quenos ponen ¿QUE ES UN PLANETA Y CUANTOS HAY?....¿? Bueno yo queria desirles que si me desian esta...¿CUANTOS PLANETAS HAY?.... GRAX AGREGUENMEE!
    SOL_HERMOSA@HOTMAIL.COM

    ResponderEliminar
  2. Sol, si lees el artículo con cuidado, vas a ver que en él están las respuestas :)

    ResponderEliminar
  3. que mal pluton ya no es planeta que p....

    ResponderEliminar
  4. gracias a este publicado entiendo a diferenciar dos cosas muy diferentes, UN PLANETA Y UNA CONSTELACIÓN,pero en realidad quisiera saber si hay otro planeta con vida humana...............

    ResponderEliminar
  5. q mal q pluton ya no se considere 1 planeta

    ResponderEliminar

Entradas populares de este blog

  • No se si te has hecho la pregunta y has tenido la curiosidad por saber la razón del porqué el color del cielo es como es—azul en días no nublados, con nubes blancas, y atardeceres tendiendo al rojo. Creo que muchas veces los papás, abuelos, y la demás gente no pueden contestar esta pregunta a muchos pequeños, que por su curiosidad natural no pueden evitar hacerla. Creo yo, que cuando entendí la explicación física del porqué mi planeta me hace disfrutar de días azules, y atardeceres rojos brillantes, no pude dejar de fascinarme por el poder comprender cómo funciona la naturaleza. El explicar el universo que te rodea, de una manera racional, le da una belleza más profunda a cada día de tu vida. Por eso hoy, te compartimos la cátedra de 19 min del Prof. Walter Lewin explicando de una manera divertida y apasionada el principio físico que explica tus días azules, atardeceres rojizos, así como tus lunas llenas que parecen salidas de un cuento de día de brujas. Esperamos que se diviertan.
    Sigue leyendo
  • El tener más herramientas para explotar la creatividad debe emocionar a varios artistas, así como a aquellos que usan la tecnología para hacer dichas herramientas una realidad. Hoy les queremos compartir dos videos que muestran estas dos facetas. Un estudio parisino de diseño, “Appropriate Audiences”, combinó una impresora  Makerbot 3D con una aguja tatuadora para crear una impresora tatuadora automatizada que crea arte indeleble en la piel. La “Tatué”, nombre que se le dio,  inserta tinta en la piel hasta 150 veces por segundo. Un sensor lee la superficie de la piel de manera que la aguja pueda responder a cambios en la textura de la piel y a las dimensiones del miembro a tatuar. Esta aguja es controlada por un software de “Autodesk” adaptado por la compañía creadora de este híbrido; el cual transforma los diseños de tatuajes en archivos digitales que pueden ser descargados en la máquina. Basta con introducir la parte a tatuar dentro de la máquina para obtener su diseño en la p
    Sigue leyendo
  • Diagrama de Venn en Wikipedia Considere mi querido lector el conjunto I de todas las ideas. Note que dado que I es también una idea, tenemos que I se contiene a sí mismo. Ahora vayamos un poquito más lejos: consideremos el conjunto C de todos los conjuntos que se contienen a sí mismos. Estará de acuerdo conmigo, que I pertenece a C. Finalmente, considere el conjunto N de todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Obviamente, I no pertenece a N. Ahora viene una pregunta venenosa: ¿N se contiene a sí mismo? Pensemos. Tenemos dos posibilidades: 1. N se contiene a sí mismo. 2. N no se contiene a sí mismo. Analicemos pues la primera alternativa. Supongamos que N se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Se supone que N contiene todos los conjuntos que *no* se contienen a sí mismos. Por lo tanto, esta alternativa nos lleva a una contradicción. Muy bien, analicemos ahora la única otra alternativa: N no se contiene a sí mismo. Pero, ¡momento! Dado que N es un co
    Sigue leyendo